Cocina egipcia, historia y gastronomía

Haber vuelto sano y salvo de un viaje por Egipto significa traerse de vuelta, aparte de alguna que otra baratija de los zocos, un montón de datos históricos, artísticos, arqueológicos e incluso gastronómicos, junto a algunas de las panorámicas monumentales más bonitas e impresionantes del mundo.

Sus monumentos son fascinantes por sus dimensiones, su relación con la muerte y el más allá, su historia, su significado mitológico-religioso y, desde mi humilde punto de vista, sus detalles y la cantidad de trabajo que suponían los grabados de los interiores, tanto los que se refieren a jeroglíficos como a escenas de la vida cotidiana o extractos de sus creencias mitológicas. Los turistas alucinamos con la riqueza de estos grabados que cubren templos y tumbas.

Y es precisamente a través de estos grabados como me pude dar cuenta de la importancia que las escenas gastronómicas, ya fuesen ofrendas, banquetes, escenas de agricultores etc., tenían en la vida de los antiguos egipcios. Repasemos muy brevemente algunas de las características de esta gastronomía milenaria.

Los banquetes funerarios son quizá los más representados. Dada la importancia que aquellas gentes concedían a la muerte y a tener a mano todo lo posible para ser guiados al más allá, los alimentos no podían faltar.

En las representaciones más “generosas” podréis observar hasta 10 clases de carne diferentes (aunque hoy en día la carne es casi un lujo para una gran parte de la población) o 16 tipos de pan y pasteles.

Pero no sólo les llegaban los alimentos a los muertos a través de las pinturas murales, sino que se han encontrado restos de auténtica comida egipcia en varias de las tumbas del célebre Valle de los Reyes.

En algunas ocasiones se trataba de animales momificados y en otras simplemente se almacenaba la comida en vasijas y se disponía de forma que el cadáver pudiese darse el último (¿o el primer?) gran festín.

La clase social era uno de los factores determinantes de la dieta. La carne, especialmente la vacuna, era más frecuente entre las personas de clase social alta. Éstos también contaban con mayor número de bebidas alcohólicas y de repostería.

Se cree que las clases más desfavorecidas simplemente sacrificarían un buey para celebrar grandes acontecimientos y que cotidianamente tendrían acceso a la comida una o dos veces por semana. El desayuno típico del trabajador consistiría en pan y cebollas.

Entre algunos de los alimentos curiosos que se tiene noticia que fueron consumidos por los egipcios, figuran chufas, lotos y otros tipos de flores acuáticas.

Generalmente se consumían las semillas resecadas y hechas harina en muchos casos, o simplemente se cocinaban las raíces y los tallos. Aunque pueda parecer extravagante y propio de la Edad Antigua, este mismo plato se consume hoy en día en países como China o India.

Tampoco dejaban de comer los tubérculos de los juncos o del famoso papiro, que es interesante saber que le daban un uso alimenticio a la par de su famoso uso como superficie para la escritura.

Entre los frutos más exóticos se encontraban la algarroba, el coco o la persea. Me ha llamado la atención el hecho de que no conociesen los cítricos ni los plátanos y que la manzana probablemente tampoco llegara a formar parte de sus frutas habituales.

Mucho más impresionante que leer cualquier cosa acerca de la historia general de Egipto, y en concreto de la gastronómica, es ver en persona las pinturas murales y los grabados. Escenas como cebar a un pato para obtener el foie, la pesca en aguas del Nilo o los descomunales banquetes son difíciles de olvidar.

Fuente: Afuegolento.com
viernes, 27/03/2009

MULTIMEDIA
Spot de Ecole Garzon
Nuestos Clientes
Desarrollamos nuestras capacitaciones con Museo Renault, Howard Johnson y el Alvear Palace Hote entre otros.
Copyrigth EcoleGarzon | www.ecolegarzon.com.ar | info@ecolegarzon.com.ar